He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  
-->
Fabricante:
Precio: Desde  a  Hasta
Texto:
 

Síguenos en Facebook

4x4 TV - La televisión del 4x4 -
Video prueba: Ford Ranger
En Cortas: Jeep Academy
Espectacular vídeo de Monster
Noticias Destacadas
Probamos el HDC de Land Rover
 
Todas las novedades en TT, 4x4 y SUV
 
Fotografías enviadas por nuestros lectores
 
Todos los tipos, modelos y precios que existen en el mercado
 

Alta tensión

Carlos Sainz y Nasser Al-Attiyah se tocaron en pleno tramo y eso hizo estallar la polémica. Mañana los dos pilotos de Volkswagen, que están separados por 2:48, definen el Dakar 2010.

Si algo le faltaba a la definición del Dakar 2010 era una situación polémica entre dos de sus protagonistas. Llegados al campamento de Santa Rosa, donde terminó la anteúltima etapa, el español Carlos Sainz y el qatarí Nasser Al-Attiyah hicieron público un roce que tuvieron durante el tramo. Faltando unos 70 kilómetros para el final del especial, los dos pilotos del Volkswagen Motorsport se tocaron y eso le puso más temperatura a una definición que está al rojo vivo ya que encararán los últimos 202 km cronometrados con una diferencia de 2:48 a favor del madrileño.

El primero en llegar a Santa Rosa fue Sainz, que ni bien se bajó de su Race Touareg 2 fue a quejarse con Kriss Nissen, el director deportivo de la escudería alemana. Después de mostrar las huellas del toque y hablar con sus mecánicos, el Matador habló con la prensa: “Faltando unos 50 kilómetros para el final vi que venía Nasser detrás. Tal vez se molestó porque venía sobre mi polvo, pero cuando me superó me pegó. Después se puso a zigzaguear delante de mí. Creo que no es una actitud muy correcta. Yo estoy tranquilo. Mañana trataré de hacer mi trabajo lo mejor posible”.

A los pocos minutos, llegó el Príncipe de Qatar. Por supuesto, dio su versión de lo ocurrido: “Alcanzamos a Carlos en los últimos kilómetros. Fue difícil pasarlo porque él no se movía. Ni bien tuve la oportunidad, lo pasé porque no podía perder más tiempo. De hecho, después de superarlo le saqué dos minutos. Eso demuestra cuán rápido era yo”.

Respecto a la maniobra de sobrepaso, destacó: “Fue difícil pasarlo porque se movía de derecha a izquierda. Eso se puede ver en la cámara que está en nuestro auto… Ayer le pasó lo mismo con Robby Gordon: tuvo un toque porque él no se corría”.

Al-Attiyah, mucho más predispuesto a hablar con la prensa que su compañero, aseguró que “interiormente siento que puedo ganar este Dakar. Mañana haré lo posible para conseguir la victoria”.

¡Qué final!