He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

Pasión por el barro

Es un elemento sucio y desagradable pero… ¡cómo nos gusta enfrentarnos a él en nuestro 4x4! En otras ocasiones ya dedicamos un espacio a la ‘Pasión por la arena’ y la ‘Pasión por el agua’ y con el reportaje de hoy concluimos nuestra particular trilogía.

 

Cuando hablamos de barro, nos podemos encontrar con varios tipos, uno seria el barro con profundidad y en el cual el vehículo puede quedar atrapado por más que el TT disponga de ruedas apropiadas, buena potencia de motor, etc.; otro seria el barro superficial, el más común, que nos vamos a encontrar cuando abandonemos la carretera y nos metamos a circular por pistas. Lo más importante es controlar la dirección del vehículo, ya que nos dará la impresión de que estamos en una pista de patinaje. Cuando nos encontremos con las típicas roderas, lo mejor es seguirlas, si la altura de nuestro TT nos lo permite, por lo general los fondos de las roderas suelen estar más duros y así controlaremos mucho mejor nuestra dirección y tracción.

Es imprescindible el llevar un mínimo de equipamiento en nuestro TT para afrontar terrenos de barro: unas buenas planchas sólidas, un gato hi lift, una pala, y sobre todo una eslinga, para que nos pueda remolcar otro vehículo. Por supuesto que el barro hará que nos ensuciemos bastante, por eso nunca viene mal llevar algo de ropa de repuesto, unas botas de goma y sobre todo unos guantes. Unas cadenas de nieve, en caso de no llevar unos neumáticos apropiados, nos ayudarán en caso de atasco. Por último y al salir de una zona de barro y circular por asfalto, notaremos que la dirección del vehículo tiembla, esto se debe a que el barro se queda pegado a la llanta y hace perder su equilibrado, por eso la importancia de limpiar los bajos del vehículo en algún vadeo, o localizar la gasolinera más próxima donde podamos limpiarlo con una pistola de agua a presión.