He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

Juvanteny, Criado y Roman, campeones del trofeo 6x6

La tripleta del KH-7 Epsilon Team tuvieron un susto de última hora cuando el alternador de su camión dejó de funcionar antes de llegar al inicio de la última especial del rally.

Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Fina Roman han conseguido su tercer trofeo consecutivo en la división 6x6 (seis ruedas motrices), que para los dos primeros es, además, su noveno título en 20 y 21 participaciones en el Dakar, respectivamente. Se ha cumplido uno de los objetivos, no los otros dos: terminar entre los diez primeros y conquistar la categoría de producción (camiones de serie) se quedan como asignaturas pendientes para el próximo año.

“Estamos muy felices de haber acabado una edición tan complicada, con tantos abandonos, y muy contentos de ganar otra vez nuestra clase. El apartado de serie se nos sigue resistiendo pero, a decir verdad, era muy complicado que lo lográramos, ya que este año había más camiones que nunca y de mucho nivel”, comenta Juvanteny.

El KH-7 Epsilon Team ha terminado el rally en décimo sexta posición, tras finalizar la última etapa en décimo quinto lugar, aunque un susto a primera hora de la mañana añadió incertidumbre a un día que los participantes suelen vivir con más ansiedad de lo habitual. “Se encendió un piloto indicando una avería eléctrica y paulatinamente se fueron desconectando los dispositivos electrónicos del vehículo. Estaba claro que el camión se iba a parar en cualquier momento, como acabó sucediendo. Pensábamos que todo se había acabado”, narra el copiloto José Luis Criado. El alternador del MAN 6x6 había dejado de funcionar cuando sólo llevaban 10 kilómetros en la carretera de enlace, pero gracias a las asistencias de Epsilon, se pudo subsanar la avería y proseguir la marcha 50 minutos después.
 


Finalmente, la tripleta española llegó a tiempo para tomar la salida de la especial y completar una edición que según la navegante Fina Roman ha sido “muy complicada”. “Aunque siempre decimos lo mismo, es posible que ésta haya sido la más dura de todas las ediciones que hemos disputado en Argentina y Chile”, sigue. “El problema que hemos tenido hoy, y todo lo que hemos sufrido en los días anteriores, hace que el triunfo tenga un sabor más dulce, si cabe”.

Juvanteny, Criado y Roman realizaron un rally de menos a más, como suele ser costumbre en ellos. En las etapas con grandes dunas, como en Iquique subieron puestos. En la séptima etapa quedaron bloqueados por un camión averiado en la cresta de una duna y en la siguiente jornada se les rompió el ventilador, que segó el conducto de agua del radiador. Estuvieron a punto de abandonar allí mismo, pero perseveraron y tras una reparación de emergencia pudieron llegar a la meta. Lo hicieron de noche y perdiendo mucho tiempo, pero seguían en carrera, que era lo importante.

En la undécima especial volvieron a tener problemas, esta vez por la ruptura de un conducto del aire que les dejó sin presión de frenos. A pesar de las incidencias mecánicas, el equipo español realizó “un Dakar muy trabajado”, en palabras de Criado y vuelve a casa con otro trofeo de 6x6 bajo el brazo.