He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

CARTAS DESDE EL FIN DEL MUNDO. Entrevista con Emilio Scotto.

El viaje en moto más largo jamas realizado.

Magallanes, Cristóbal Colón, Hernán Cortés, Neil Armstrong y..... Emilio Scotto. Y no lo decimos nosotros. Este hombre está incluido en la lista de los 40 exploradores más importantes de la historia y para nosotros es un honor tenerlo en el4x4.com.
 Podría empezar esta entrevista diciendo que es el viaje más largo jamás realizado sobre dos ruedas: Dos vueltas al mundo consecutivas, una en el sentido de las agujas del reloj y otra en sentido contrario, durante 10 años, 2 meses y 19 días. Y en distancia, una ida y vuelta a la Luna, 735.000 kilómetros. Y que su protagonista, Emilio Scotto, un argentino de 56 años, gastó 13 pasaportes de 64 páginas cada uno, aprendió cinco idiomas por el camino, que su Honda Gold Wing 1100 Interstate, o mejor dicho, su "Princesa Negra", gastó 42.500 litros de gasolina, 700 de aceite, 9 asientos, 12 baterías y que gastó 86 cubiertas, que además tuvo dos accidentes, en Yugoslavia y en Tanzania, y que tuvo malaria en Congo y que fue arrestado 5 veces, y que el Papa Juan Pablo II bendijo el viaje y que... Podría empezar diciendo todo eso, pero no...

Cuando en 1985 Emilio salió de Buenos Aires, una Mañana fría y lluviosa... y un poco más tarde la revista Motociclismo en España, en concreto el número 994, comenzó a publicar sus viajes, Emilio, sin querer, sembró una semilla, la de los grandes viajes, que dejarían huella en muchos de sus lectores, a mí entre ellos.

Esta no es una entrevista al uso y seguramente terminara siendo más pasional de la cuenta, pero no podía ser de otra manera, ya que Emilio Scotto y sus viajes me marcaron profundamente, al igual que a muchos lectores de la época. Yo todavía no tenía la mayoría de edad, ni el dinero suficiente para comprar la revista semanalmente, por lo que tenía que "rapiñarlo" y recuerdo como puntualmente iba al quiosco, desde ese primer número con un gran mapamundi pintado de color negro que mostraba el recorrido de este argentino recién llegado a Europa.
Recuerdo también como mi padre, pasados unos años, miraba por encima del hombro mientras yo leía la revista y preguntaba, "¿todavía está ese argentino dando la vuelta al mundo?" a lo que yo contestaba "Sí... y lo que le queda".-

Emilio Scotto nos hizo soñar despierto con países y aventuras de tierras lejanas, en una época en la que, el viajar en moto no estaba tan generalizado como ahora. Sufrimos con su caída en Tanzania, sus agobios financieros, sus cruces de frontera sin el maldito "Carnet de Passage en Douannes" un documento que cuando salió de Argentina, en su país ni existía y nos demostró que con perseverancia los sueños se cumplen.

Mientras que Emilio Scotto estaba de viaje nosotros cumplíamos años, nos echábamos novia, tuvimos la primera moto y comenzamos a viajar. En esas primeras escapadas soñábamos que éramos ese argentino y que en vez de estar a veinte kilómetros de casa y con una pequeña motocicleta, viajábamos por embarradas pistas africanas a lomos de otra "Princesa".
Como no podía ser de otra forma también acabamos en la carretera.
Sospechosamente, mi moto también era negra y sus maletas acabaron llenas de banderas de otros países...y algo de culpa la tiene este argentino al que no puedo evitar hablar como si fuera un reencuentro con un viejo amigo.

Hola Emilio, ¿Como estas?
Hola Juan, gracias por tus palabras, emocionan. Como sabes sigo siempre escribiendo, ahora estoy en mi segundo libro, y viajando, circunvalando el mundo como se dice, que es lo que más me gusta hacer.

Después de 279 países....playas, montañas, desiertos, selvas, ciudades.... ¿Qué prefieres?
Definitivamente los desiertos son mi más preciado tesoro. El Kalahari en Namibia, el Gobi entre China y Mongolia, El Taklamakán Shamo en China Occidental, el Rab' al Khali en el Golfo Pérsico, el Baluchistán entre Irak y Pakistán, el Gran Victoria en Australia, el Mohave en EEUU, y principalmente el Sahara en el África del Norte, son mi gran fuente de aventuras y de historias. Las extensiones interminables de los desiertos y su inmensa soledad completan mi espíritu libre.
 
Un sitio que te haya defraudado enormemente.
No existe sitio en la tierra que me haya defraudado ni un poquito. Todos los rincones del planeta tienen su propia personalidad, a veces buena y otras no, pero todos valen la pena de ser vistos, aunque sea una vez. A algunos no tengo apuro en regresar, Grecia por ejemplo, y otros regresaría una y otra vez, Turquía, Indonesia, Marruecos, la India, China.

La peor frontera hasta ahora.
Todas las fronteras son un dolor de cabeza. Hubo muchas muy complicadas. En algunas estuve hasta un mes para poder entrar, en otras me confiscaron la moto y las pertenencias, pero creo que la peor fue Liberia, en África del Oeste. Fueron siete días solamente, pero de esa casi no salgo con la cabeza sobre los hombros. Querían que confesara que había ido a matar a su presidente, Samuel Kenyon Doe, un declarado a sí mismo Excelentísimo Emperador. No entrando en detalles baste con decir que me dejaron un lado de la cara hinchado como media pelota de fútbol.

Un sitio que no te esperaras y que te dejó con la boca abierta.
Hubo algunos que no tenían buena reputación y que en cambio fueron una magnifica sorpresa, caso Colombia, Guatemala, Burquina Fasso, Laos, Mongolia, también me marcaron Hong Khon, Emiratos, Yemen, Tibet...

Una acampada, hotel, lugar, momento, muy, muy especial.
Una acampada: entre China y Kazakhstán. Había salido de China y no me dejaron entrar a Kazakhstán, y al no tener doble visado para regresar a China estos no me dejaron volver a entrar, así que estaba entre dos países sin que ninguno me dejara ingresar. Acampé entonces en esos dos kilómetros llamados "tierra de nadie" entre las dos naciones. Por tres días ahí cree mi propio país, el país de Emilio Scotto, total, era tierra de nadie. Finalmente China se compadeció y me dejó regresar. Un mes después me dejaron también entrar a Kazakhstán.
Un Hotel: el Gran Hotel Bamako, 5 estrellas, en la capital de Mali, África. No tenía dinero, así que dormí en ese lujoso hotel a todo lujo y con aire acondicionado. ¿Cómo? Después que terminaron los ricachones de cenar y se fueron, entré al Gran Salón Blanco, el restaurante principal del hotel, y sobre su mullida alfombra blanca, me acosté debajo de una de las mesas redondas cubiertas con un grandes manteles blancos también, que colgaban hasta el suelo. Me desvestí y dormí como un bebé. Cuando salí de abajo de la mesa a la mañana siguiente poniéndome los pantalones, la africana que estaba pasando la aspiradora casi muere de un infarto. Todavía debe estar preguntándose de donde aparecí.
Un lugar: Las calles de Lasha, Tibet, en 1990, o los callejones de Sanaa, Yemen, en 1989.
Un momento: el día que partí; el primer día de viaje.
De todos los sitios que has conocido. ¿Dónde echarías raíces?
Supongo que me retiraría en Bali (Indonesia), aunque Dios vive en Río (Brasil), y en Cartagena de Indias (Colombia)…
Aunque no nací para echar raíces, sino para abrir las alas.

¿Qué no puede faltar nunca en el equipaje?
Una Victorinox Suiza. Una cámara de fotos o filmadora. Y muchos pares de medias.

¿Próximo destino?
Es un secreto. Pero cuando se confirme serás el primero en saberlo. Por lo pronto para mayo 2012 estoy proponiendo un viaje por todo Marruecos en moto. Al que le interese en un mes podrá comprar su asiento a través de mi página web.

¿Qué "chisme" llevaste en la moto desde el primer día y no llegaste a utilizar nunca?
La verdad es que como me robaron todo lo que tenía al sexto día de haber comenzado no me quedó ninguno de todos los "chismes" que llevaba. Hoy sé que la 3/4 parte de lo que llevaba no lo hubiese utilizado nunca. Igual, conseguí nuevamente el reparador de neumáticos. Tiempo después me cansé de llevarlo y lo tiré.

 
Los inscritos de "Caravana" llegaron a 40.000 para 20 vacantes, por lo que el éxito de público fue rotundo y además conseguiste el apoyo de marcas de primer nivel. ¿Como está el proyecto?

La recesión mundial del 2008/2009 —que todavía perdura— nos frenó el ímpetu con el que veníamos. Actualmente estoy estudiando las reformas para poder realizar CARAVANA, acomodándonos a la crisis actual. 
 
Gracias Emilio por estar con nosotros y que este año que comienza te traigan muchos kilómetros.
 
 
 
 
 
Si quieres saber más: http://www.emilioscotto.com/indexhome.html
http://www.emilioscotto.com/book_eng.asp
Caravana: http://www.emilioscotto.com/default_esp.asp
www.emilioscotto.org
www.pbase.com/emilioscotto
El libro de Emilio es (por ahora solo en inglés): THE LONGEST RIDE: My 10-Year 500,000 Mile Motorcycle Journey

Reportaje y entrevista de Juan Pedro Ponce para el4x4.com
Dudas, consultas y comentarios en: http://foros.el4x4.com/