He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  
-->
Fabricante:
Precio: Desde  a  Hasta
Texto:
 

Síguenos en Facebook

4x4 TV - La televisión del 4x4 -
Video prueba: Ford Ranger
En Cortas: Jeep Academy
Espectacular vídeo de Monster
Noticias Destacadas
Probamos el HDC de Land Rover
 
Todas las novedades en TT, 4x4 y SUV
 
Fotografías enviadas por nuestros lectores
 
Todos los tipos, modelos y precios que existen en el mercado
 

Dakar 2013: Historia. Seat y el Dakar

Del Toledo Marathon al Córdoba

La historia del Dakar es también la de innumerables marcas que de una forma u otra han participado en la carrera. Y una de ellas es la española Seat, cuya presencia en el raid es mucho más importante de lo que en un principio se pudiera pensar.
A principios de los años 90, Seat Sport comenzó a participar en el Campeonato de España de Raids con dos Volkswagen Golf de dos ruedas motrices, conducidos por José María Serviá y Antonio Rius. Era aquella época en la que, como dicen los puristas, se hacían carreras de verdad, con muchísimos kilómetros, trialeras y recorridos duros, muy duros. Los pequeños Golf, basados en las versiones que habían participado en el rallye Safari, tuvieron actuaciones memorables y unos resultados en un principio impensables.

Dado el éxito del proyecto, el siguiente paso fue construir un prototipo, el Audi Coupé Quattro, coche que también estuvo participando en el campeonato nacional con José María Serviá a los mandos. Ese coche llevaba un motor cinco cilindros en línea turbo, que sería el que equiparía al modelo definitivo de la marca en la especialidad: el Toledo Marathon.

El Seat Toledo Marathon tenía un chasis multitubular y un curioso sistema de suspensión que, mediante triángulos basculantes, tenía un recorrido de suspensión impresionante sin que los amortiguadores tuvieran que ser muy largos. Un sistema muy novedoso y efectivo que, curiosamente, sacó uno de sus competidores casi a la vez. El “radio patio” de la época aseguraba que los planos del coche estuvieron demasiado tiempo en Francia desde que se diseñó el chasis hasta que se consiguió convencer a los responsables de la marca para que aprobaran el presupuesto. Parece ser que pasaron varios meses y alguien lo filtró. Pero eso son rumores de la época.

La idea inicial del proyecto contemplaba una posible participación en el Dakar, en una época en la que la competencia era dura con los Citroën ZX Rallye/Raid y los Mitsubishi Pajero Proto. Pero el coche nunca pasó de participar en lagunas carreras dentro y fuera de España (Portugal y Grecia) y al final la marca encaminó sus pasos hacia el mundial de rallyes y el Toledo Marathon dejó de correr como equipo oficial y participó en un par de ediciones del Dakar en manos de un piloto portugués privado.

Pero no acaba aquí la historia de Seat en la carrera. Varios años después, 2002, Fernando “Búfalo” Gil, tras ganar la Copa Suzuki Jimny, decide participar en el Dakar con un coche competitivo y diferente: un Seat Córdoba WRC. Con el apoyo de Repsol y Movistar, y copilotado por Rafa Tornabell, monta una estructura que hace correr uno de los Córdoba que participaba en el mundial de rallyes, pero convenientemente modificado a nivel de suspensión. Otro de los cambios importantes fue el del motor, ya que el gasolina turbo que se utilizaba en los rallyes se sustituyó por un cuatro cilindros turbodiésel de fábrica, pero no de Seat, si no de Volkswagen Alemania.

Con este coche, Gil y Tornabell ganaron la primera y la tercera etapas, dando la campanada e imponiéndose a los Mitsubishi oficiales y al buggy de Schlesser. Luego, problemas de juventud le fueron retrasando de la lucha por el podio. Aún así, podía haber realizado un excelente papel. A pocos días del final pugnaba por un puesto en el Top 10 y por ser el mejor español, peleando en esta “clasificación” con el conquense Manolo Plaza, que conducía un Nissan Pick-Up de Tecno Sport e iba acompañado por quien escribe estas líneas. Pero a tres días del final Gil y Tornabell sufrían una avería en el sistema de refrigeración, poco después del paso de Nega (Mauritania) y perdían toda opción de hacer un buen resultado. Curiosamente, unos kilómetros antes también se quedó parado el Nissan de Plaza por rotura del radiador.

El proyecto se paró y el Seat Córdoba pasó a manos de un piloto privado (Aregall), aunque no lo hizo el lote completo, ya que antes de vender el coche se le quitó el motor, que era propiedad de VW Alemania. Ese propulsor fue el que se utilizó en los primeros Volkswagen Tarek que participaron en el Dakar, inicio de la exitosa carrera de la marca alemana en el evento. Así pues, el desarrollo del Córdoba tuvo sus frutos, y muchos.
 
¿Volverá alguna vez al Dakar? Esa pregunta es difícil, aunque a buen seguro si hay alguien a quien le gustaría que así fuese es al Director Deportivo de la Marca, Jaime Puig, uno de los copilotos españoles con mejor palmarés en la carrera, ya que acompañaba a Salvador Serviá en la época del Lada Samara Proto.
 
El Seat Córdoba hoy
 
Tras publicar el artículo, nos ha escrito un email el actual dueño del Córdoba Dakar y nos manda comentarios sobre él y una foto de su actual estado.

Gracias Jaume.

Buenas tardes:

He visto vuestro articulo del Seat Dakar y quería comentar que el año 2005 ( el Dakar salía de Barcelona) participe con el Seat, y hasta la etapa de descanso, donde tuvimos problemas con el cambio, disfrutamos muchísimo con él... Llegamos unos pocos minutos tarde del cierre y no nos dejaron reemprender la carrera.

En estos momentos lo tenemos listo y con bastantes cambios para intentar participar en el próximo Dakar. En la foto lo podéis ver en acción en la dunas de Marruecos.

Saludos

Jaume Aregall
 


Nacho Salvador
Imágenes: Archivo Seat Sport

Más información:
Noticias Especial Dakar 2013 el4x4.com