He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

Miquel Silvestre ya está en Europa después de alcanzar su objetivo en Uzbekistan

La próxima parada en Garmish en un encuentro organizado por BMW

La expedición Ruta Embajada a Samarcanda ya está en Europa después de cruzar Asia Central y Menor. El regreso comenzó hace unas semanas tras haber alcanzado sus objetivos en la famosa ciudad uzbeca de la Ruta de la Seda y encontrar la calle que allí tiene dedicada el explorador olvidado que el escritor y aventurero fue a buscar en esta ocasión: Ruy González de Clavijo.

Miquel Silvestre, quien no suele elegir el camino más corto, ha recorrido en su viaje de regreso los Cárpatos rumanos y la famosa carretera alpina Transfagarasán. Tras dejar atrás los dominios de Vlad el Empalador, se encuentra camino del evento de BMW Motorrad que se celebra en Garmish, Baviera, cerca de Munich, desde el 4 al 7 de julio, con más de sesenta mil motocicletas de la marca de la que es embajador.
Allí celebrará encuentros con Touratech, Metzeler y la propia BMW Motorrad, para recabar apoyo para su próximo desafío: la ruta panamericana de Valdés a Valdez, un viaje de Patagonia a Alaska para seguir la huella de los exploradores españoles en el nuevo continente.
Test en Uzbekistán de los los Karoo 3 de Metzeler tras 5.000 kilómetros
Tras alcanzar Samarcada, Miquel Silvestre cambió sus neumáticos todo terreno Karoo 3 de Metzeler en Tashkent, capital de Uzbekistán. Allí realizó un test objetivo del desgaste sufrido usando un calibre. Los resultados son elocuentes. Después de cinco mil kilometros de conducción por terrenos muy exigentes y abrasivos y de atravesar Asia Menor y Central por pistas de grava y asfalto en mal estado, medida la cubierta trasera, el desgaste experimentado es exactamente del 50%. Lo que a juicio del aventurero es algo extraordinario para un neumático de tacos que soporta el peso de una gran moto trail de 130 caballos de potencia como es la nueva BMW GS 1200 de refrigeración líquida.
Según sus propias palabras “Esta moto es mucho más potente que su predecesora, con equipaje y piloto, las cubiertas soportan un peso superior a los 350 kilos y he circulado por terrenos horribles con temperaturas superiores a los 35 grados. Que del centímetro del taco en la goma trasera me quede exactamente la mitad medido el grosor en el testigo de desgaste, me parece un balance extraordinario en terminos de duración.
En cuanto a comportamiento general, la realidad es que actualmente todos los neumáticos mixtos 50/50 se portan bien tanto en asfalto como en tierra. En ese sentido los Karoo 3 no son en absoluto inferiores a ninguno de la competencia en su sector de goma off road. Sin embargo, en lo que sí son muy superiores es a la hora de frenar. Lo he comprobado contra mi voluntad, pero he tenido que clavar los frenos a fondo en Azerbaijan y el neumático ha mordido el asfalto y la moto se ha parado sin que saltara el ABS. Esta cualidad creo que merece ser comentada porque mi experiencia previa me hacía ser muy precavido con los tacos a la hora de frenar. Su menor superficie de contacto suponía que en caso de frenada en asfalto la distancia hasta deternerse la moto era muy superior a la de las gomas de carretera, y que si se frenaba bruscamente, el ABS saltaba. Esto no sucede con el Karoo 3 por el peculiar diseño de su taco de mucha mayor superficie en contacto con el terreno”.
Redacción
Imágenes: Miquel Silvestre
Más información en nuestro Canal Overland Viajes y Aventuras