He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

Land Rover Serie I - Pre-producción 1948-1951

El comienzo de todo

Después de la II Guerra Mundial, la Rover Company se vio en la obligación de diversificar su producción de vehículos, ya que los automoviles de lujo que fabricaba hasta entoces se habían quedado sin salida. El primer prototipo, el Land Rover Centre Steer,
del que ya os hablamos en estas mismas páginas, modelo que aprovechaba el chasis y algunas partes de la carrocería del Jeep Willys, fue el precursor de la Serie I. El primer boceto fue obra de Maurice Wilks, diseñador jefe de la empresa Rover, que lo desarrolló en su granja de Newborough, Anglesey inspirandose en un Willys que tenía para moverse por la granja. Corría finales de 1947 principios del 48 cuando el primer modelo preserie comenzó rodar.
 
Se fabricó desde 1948 hasta 1951 y utilizaba un chasis de 80 pulgadas o lo que es lo mismo, 2.000 mm. Su diseño estaba pensado originalmente para ser reparado insitu y para que su mantenimiento fuera casi nulo, un cocepto rudimentario y un equipamiento prácticamente inexistente. Montaba un motor de gasolina de 1.600cc de 50 CV con una caja de cambios de 4 velocidades, proveniente del Rover P3 y unido a una caja transfer de dos. La velocidad máxima era de 48 km/h. El modelo iba a ser presentado en el Salón del Automóvil de París de 1948, por lo que las pruebas de rodaje tenían que estar listas antes de la presentación oficial.
Arthur Goddard comandaba el grupo de ingenieros que terminaría de diseñar el primer Serie I. La carrocería era de una aleación de aluminio y magnesio y los primeros modelos se vendían sin puertas ni techo. Había que pagarlos aparte, como opción, tanto si eran metálicos como de lona. Posteriormente, en 1950, los faros que incialmente se montaban tras un rejilla delantera de metal, pasaron a estar delante. La transmisión era muy inusual para la época. El Serie I tenía tracción trasera y el eje delantero se conectaba mediante una anilla en los pies del conductor.
En 1949, Land Rover puso en marcha una segunda variante denominada "Station Wagon", equipada con un carrocería trasera  del afamado fabricante Tickford, un carrocero conocido por su trabajo con los Rolls-Royce y Lagonda. La carrocería era de madera con marco y tenía capacidad para siete personas. El Tickford estaba bien equipado, en comparación con el Land Rover estándar, con asientos de cuero, un calentador, parabrisas laminado, una cubierta de rueda de repuesto de hojalata, unos interiores de buen acabado y otras opciones. La construcción de madera hizo que el coste del modelo se incrementara considerablemente. El Tickford se destina a un público más adinerado, a diferencia del Land Rover original. Como resultado, menos de 700 Tickfords se vendieron, y todos menos 50 fueron exportados.
Hasta 1951 el modelo prácticamente no sufrió variación, siendo ya en 1952/53 cuando recibió un motor diesel y otras mejoras en la parte ciclo.
Las primeras unidades preserie se pintaron en un "verde aviación" debido a los excedentes de pintuira que tenía el ejercito.
Las ventanas y el techo de lona se consideraban extras que el comprador tenía que encargar aparte.
En los modelos posteriores los faros salieron de detras de la parrilla delantera.
En Reino Unido todavía existe un buen número de Land Rover Serie I Pre-producción.
 
Quizás te interese: