He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

Avtoros Shaman 8x8.

Imponente como un carro de combate, el solo podría conquistar una ciudad entera. Es el Avtoros 8x8, un auténtico desparrame ruso


 
 
En ocasiones, cuando veo algunas creaciones como el Mercedes Clase G 6x6 me pregunto, ¿que necesidad hay? ¿lucirse y demostrar lo que son capaces? Quizá sea un caso como el del Bugatti Veyron y fue una machada de uno de los directivos. Pero después de ver el trasto que nos ocupa no he pensado en la necesidad de algo así, he pensado en que tengo que hacer para que me dejen uno durante un puñado de horas; es un disparate, inmenso, innecesario, brutal. 

A pesar de que sé que en ocasiones no sirve de nada, me gusta intentar buscar la razón de las cosas, pero con el Avtoros Shaman 8x8 ni me he molestado. Se trata de una máquina rusa de 6,3 metros de largo, 2,5 metros de ancho y otros 2,7 metros de alto, capaz de llevar a diez personas en su interior por casi cualquier terreno, aunque no estaría mal verlo por la calle donde vivo, tiene que ser un show porque habría que quitar todos los coches aparcados y muy posiblemente terminaría subiéndose a la acera. 

 
En el habitáculo se han colocado todos los asientos de manera individual, con el conductor colocado en el centro en lo que parece la cabina de una avión pero con un volante un poco cutre. También se puede optar por asientos corridos y colocados en los laterales de la parte trasera así como por un buen puñado de gadjets para hacer las cosas más fáciles.
 
No obstante, su tamaño asusta, pero su mecánica decepciona un poco. Esconde un motor Iveco 3.0 con 146 CV unido a una caja de cambios de seis relaciones de ZF y a un sistema de tracción total único en un vehículo comercial. No solo tiene tracción a todas sus ruedas, sino que además tiene tres modos de funcionamiento que no aumentan su potencia o lo hacen más rápido, bastante que puede alcanzar los 80 km/h con solo 146 CV y su tamaño, sino que afecta a las ruedas principalmente. Los modos son: on road, off road y crab mode. En el primero, la escueta potencia del motor llega 'únicamente' a las cuatro ruedas delanteras, en el segundo, se activa un sistema de dirección activa a las ruedas traseras y en el último, el 'modo cangrejo' para quien no sepa inglés, la dirección actúa sobre las ocho ruedas logrando giros y facilitando maniobras que un coche de su tamaño no debería poder hacer, como aparcar casi en paralelo.
 
 
Pero además, puede superar pendientes del 45% y remolcar hasta 1.500 kg, que con la poca potencia del motor sorprende. No obstante, y por si os parece poca cosa semejante aparato, sus características también le permiten funcionar como un vehículo anfibio. 
 
Javi Martín