He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

El coche del lector. Ford Bronco de 1994 de Gabriel Riaño

Gabriel Riaño nos enseña su Ford Bronco de 1994, con el que se escapa los fines de semana a embarrarse o a pescar con la familia.


 
 
Bronco, según la Real Academia de la Lengua Española proviene del latín 'brŭncus' que significa 'de genio y trato áspero' o también 'tosco, áspero, sin desbastar'. No se si realmente describe el modelo que Ford decidió denominar con este nombre, lo dudo un poco, pero hay una derivación en el mundo del caballo, que viene a referirse a un caballo sin domar, que me parece mucho más acertada y posiblemente, sea la que Ford pensó en un principio. Lo que si tengo claro, es que Gabriel Riaño, propietario del Bronco que aparece en las imágenes, no lo eligió por eso, sino por otros motivos.

Gabriel vive en Manizales, Caldas, en Colombia. Nos cuenta no sin cierto orgullo que es el Corazón del Paisaje Cultural Cafetero, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Una zona con bonitos paisajes y zonas salvajes y verdes, en plena Cordillera Central de los Andes, cerca del Nevado del Ruiz, un 'estratovolcán', que viene a ser un volcán cónico y muy alto que comenzó a formarse hace 150 mil años.

 
Nuestro amigo Gabriel comenta que usa su Bronco, un modelo del año 94, para escapadas por los caminos que usan los campesinos para sacar sus cosechas al mercado o bien, para ir de pesca con la familia. También realiza alguna ruta off road con pocas complicaciones, aunque su primera excursión con el Ford Bronco terminó siendo un baño de barro. Se quedó atascado en un lodazal muy profundo y tuvo que tirarse, literalmente, encima de todo ese barro para poder asegurar una eslinga y así ser rescatado, porque el coche no trae de fábrica ningún tipo de gancho ni puntos de rescate. Evidentemente, y como nos pasaría a todos, Gabriel ha ido equipándolo para no tener que volver a bañarse en barro dentro de lo posible. Y parece ser, según nos cuenta, que así ha sido.

Escogió el Ford Bronco entre otras razones, porque para él, un verdadero todo terreno debe equipar ejes rígidos, que no son muy cómodos en conducción por asfalto, apartado donde destacan las suspensiones independientes que además también logran un mejor manejo. ¿Que tiene que ver ésto con el Bronco? Pues que este modelo, y todos los comercializados en 1992 y 1996 equipan un sistema llamado TTB IFS que combina lo mejor de los ejes rígidos con lo mejor de los independientes, o al menos así lo vendía Ford en su día. También nos dice que no tiene mucha confianza en los semiejes con juntas de velocidad constante.

 
La preparación del Bronco de Gabriel es escueta, no pretende ganar campeonatos, sino salir de excursión cuando el tiempo y el dinero se lo permiten, así que únicamente tiene un 'lift' de dos pulgadas (elevación de la carrocería de unos 5 cm), unas llantas modulares de 15x8 con neumáticos 33x12,5 y bloqueo de los dos diferenciales. También ha montado luces HID.

Gracias Gabriel por enseñarnos tu Ford Bronco de 1994. Disfrútalo mucho con los tuyos.

Javi Martín