He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

Sin City Hustler by Big Toyz Racing

Casi 10 metros de largo, 13 plazas y 750 CV. El Sin City Hustler es el Monster Truck más grande del mundo y eso es decir mucho


 
 
Los Monster Truck, los 'big foot', son de sobra conocidos por todos. Son enormes y siempre es divertido ver como aplastan coches a diestro y siniestro con sus enormes ruedas, pero hay ocasiones en las que se sobrepasan todos los límites y todas las cotas. El 'Sin City  Hustler' es el mejor ejemplo de ello. Bueno, en realidad es el único ejemplo del máximo desparrame, pues no hay otro en el mundo. 

Big Toyz Racing (BTR) es la empresa responsable de esta monstruosidad, fabricada totalmente a mano y basada en un Ford Excursion, aunque desde mi punto de vista decir 'basado' es decir mucho. Inspirada sería más acertado. Es descomunal, descabellado, totalmente desproporcionado. Mide 9,75 metros de largo, tiene una batalla de 7,1 metros y se levanta desde el suelo 3,6 metros. Pero las disparatadas cifras no terminan aquí, la tara del 'Sin City Hustler' alcanza los 6.800 kilos, sus ruedas tienen 25 pulgadas de diámetro y miden 1,68 metros de alto y su motor es igual de grande, con 8,5 litros de cilindrada repartidos entre 8 cilindros en 'V' que generan 750 CV.

 
Que sea tan absurdamente grande tiene su motivo. Lo llaman el 'Monster Truck limusina', pero la definición más acertada sería 'autobús' tanto por tamaño como por número y posición de los asientos, pues tiene un total de doce plazas más el conductor, colocados en los laterales del habitáculo y dejando un pequeño pasillo en medio. Lo mejor de todo es como se entra, pues la parte trasera se abre como si fuera una rampa de un avión de carga, donde se han practicado unas escaleras para que suba el personal que ocupara los asientos. 

Si te gusta y quieres liarla allí donde vayas, que sepas que está a la venta por un milloncejo de dolares, unos 900.000 euros. Y no, no está homologado para circular por vías públicas aunque para excursiones por dunas y demás puede ser tremendo.

Javi Martín