He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

Cronica Saja Besaya 2015

Cronica de la Saja Besaya 2015 escrita por unas de las participantes, relatando lo acontecido desde su punto de vista


 
 
Puedo afirmar que no solo me alegra poder hacer una ruta en verano ya que el año pasado no me cuadraron las fechas y porque hace un tiempo era casi imposible por las restricciones debidas a peligros de incendios, sino que la Ruta ha sido admirable.
 
Comenzamos el viaje con un pequeño atasco, pero nada importante porque las ganas que teníamos de empezar la aventura puede con cualquier bache. El hotel Reserva del Saja en Renedo de Cabuerniga fue un acierto, no solo por la ubicación, en mitad del campo y lleno de tranquilidad, sino por la posibilidad de ir al spa los dos días para relajarse aún más. Pero no todo son alabanzas, ni me pagan por hacerle publicidad…. Esta primera noche fueron un poco lentos a la hora de servir la cena y se liaron a la hora de cobrar  nuestra “gintonada”.
 
 
Etapa 1 Día 11/7/15: Por fin sábado y el coche preparado para pisar caminos… Fue una ruta tranquila llena de cuestas, no era difícil pero si que tuvimos que ir en cortas ya que el coche en las bajadas se embalaba… y no podíamos perdernos los paisajes maravillosos.

Para la conservación del medio-ambiente hicimos dos grupos. Dejamos 15 minutos con respecto de la primera partida además de ir al super a por el pan y a la gasolinera a por hielos… y comenzamos nuestra andadura.

El paisaje fue especialmente bonito, tanto la diversidad de tonalidades de verdes como el colorido sorprendente que proporcionaba el resto de flores autoctonas que tiene la zona del valle de Cabuerniga como la cantidad de ganado y caballos que formaban parte del paisaje y lo hacían más natural. Vuelvo a repetir "la cantidad de ganado", no hubo camino donde no se nos cruzase una vaca o campo donde no estuvieran pastando.

Hicimos una pequeña parada en Santotis. Un pequeño paseo para ver el campanario y las casas tan acogedoras con arquitectura tradicional que no distan del resto de viviendas de los pueblos por los que pasamos (Tudanca, Cabuerniga, Rionansa).

Para aquellos que no están acostumbrados, les sorprendió el despliegue de medios que llevamos en nuestros 4x4… pusimos dos carpas para protegernos del sol, mesas y sillas para una boda, las famosas copas de vino y la comida que no podía faltar. Esta vez llevamos salmorejo (con jamón troceado), pastel de salmón, y un clásico, la tortilla de patatas casera….  Pero ahí no acabo la cosa, una vez más, Edu, Miguel Angel y Celia nos prepararon café para todos acompañado del inimitable bollo de naranja con nueces y un gintonic/copa.

Como corrimos tanto y no hicimos la parada en Carmona, que mejor opción que hacerlo después de comer, un paseíto que ayudase a bajar la comida… Espectacular, las casas, flora, paisanos y artistas en el tallaje de la madera. Fueron pocos los que no se llevaron un suovenir hecho a mano de un hombre entrañable.

Después de la caminata y de recorrer todos los rincones terminamos la ruta, nos relajamos en el spa, y cogimos fuerzas para la cena tan divertida que nos habían preparado: COMIDA MEDIEVAL…. Comimos sin cubiertos, hasta la ENSALADA!! Pero ahí no quedo la cosa, acabamos comiendo el codillo y la quesada más que como medievales como  neandertales. Menos mal que no faltó nuestro delantal, no todos recordamos como se comía sin cubiertos, que finos nos hemos vuelto que sabemos utilizar los 10 utensilios que nos ponen en la mesa pero no sabemos comer carne con las manos sin pringarnos de grasa.

 
Etapa 2 Día 12/7/15: Ahora vino el peor día, no porque fuese malo sino porque ya notas que la aventura está tocando su fin… el domingo a parte de seguir con las vistas espectaculares y subir y bajar montañas pedregosas también en reductoras hicimos varias paradas culturales, algo que se agradece porque no todos los días visitas la zona.

La primera de ellas fue nada más empezar la ruta que visitamos el pueblo de Bárcena Mayor donde rellenamos las arcas con anchoas, queso, quesadas, sobaos y corbatas….

Hicimos campo hasta llegar a un fabuloso castillo (obviamente reconstruido pero por paisanos de la zona que conocen los oficios), La Hermandad de Campoo de Suso.

Y la segunda y última al poblado Cántabro de Argüeso, un trabajo de arqueología experimental. En esta última parada recorrimos varias etapas de nuestra historia, pasamos de la edad de piedra a la edad de hierro. Conocimos cómo y donde vivían y que herramientas eran las que disponían en cada momento nuestros “antepasados”. Lo pasamos tan bien que cuando quisimos darnos cuenta buscamos un sitio para comer porque se nos habían hecho las 4 y sin parada al aperitivo… No se si me sorprende más que no parasemos a hacer el piscolabis o que comiéramos tan tarde ya que nuestra "familia Iberutas 4x4"abunda a parte de la buena gente la comida en todo momento.

Que duro se hará el verano hasta que podamos volver a disfrutar de otra salida sana y divertida al campo...Llamaré como los antiguos para que alguien oiga mis plegarias y empiece a organizar algo pronto...

Agradecer las atenciones del Padre Jesús y su equipo en el Monasterio de Valvanera y a las autoridades del Gobierno de la Rioja.

Texto: Veronica Escobar

Fotos: Eduardo Celdran Oteo