He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

CAMAL Ramusa

En pleno apogeo de los SUV, aparece un proyecto de todoterreno radical aunque de concepción realmente complicada. Es el CAMAL Ramusa, que promete mecánica híbrida y 800 CV


 
 

Las ganas de llamar la atención y de sorprender con un nuevo proyecto en ocasiones, terminan por nublar las mentes de sus responsables, que como ciertos personajes que no voy a nombrar, prometen el cielo para terminar haciendo todo lo contrario o bien, cambiar el proyecto sobre la marcha si así les interesa.


Esto es justo lo que he estado pensando cuando iba viendo las especificaciones del CAMAL Ramusa, un prototipo que no ha salido de su formato digital que ha sido presentado por el estudio de diseño CAMAL, que tiene su sede en la ciudad de Turín, Italia. Como idea, y siendo sincero, no me disgusta, es reconfortante ver que aun hay quien se acuerda de los todoterreno, pero creo que no está bien sopesado. Me explico.
 
 

Para la creación de este todoterreno coupé, la gente de CAMAL ha tomado como base partida teórica, el Bugatii EB110, un ‘superdeportivo’ que lleva fuera de las líneas de montaje unos 20 años y del que solo se hicieron aproximadamente 100 unidades. Es una joya de la automoción, un coche de coleccionista cuyo precio sobrepasa con creces, lo tolerable para que sirva como base para un proyecto como éste. La idea que proponen desde este estudio de diseño italiano, es convertir este modelo en un todoterreno híbrido aprovechando el motor V12 de 3,5 litros y cuatro turbos que monta el Bugatti para animar el eje trasero, dejando el delantero a uno eléctrico, obteniendo así una tracción total y nada menos que 800 CV.

También prometen una altura al suelo de 250 milímetros y una carrocería que se fabricaría mediante material plástico y fibra de carbono.

 

Como idea, repito, no me disgusta, es incluso interesante. El problema viene cuando te planteas adquirir un Bugatti EB110 para construir el CAMAL Ramusa, pues según la versión, pueden superar los 600.000 euros. Así, de entrada, vamos mal, ya que también hay que sumar el coste de la transformación y encontrar a alguien que esté dispuesto a deshacerse de su EB110.

 
 

Desde el estudio afirman que lo van a fabricar, pero personalmente, dudo mucho que sea usando el modelo que han pensado como base.  Hay muchos otros deportivos que podrían servir como ‘donantes’ para una idea como esta y que serían mucho más lógicos y accesibles. Pero como digo al comienzo, las ganas de sorprender y llamar la atención con un proyecto, nublan las mentes de sus responsables.

 

Javi Martín