He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

Audi Q8 Concept, adelanto del SUV cupé de la marca

BMW y Mercedes tienen sus respectivos SUV cupé y ahora, es Audi quien presenta su alternativa aunque todavía en formato prototipo. Se llama Audi Q8 Concept y además de tener una mecánica híbrida, anuncia una autonomía espectacular.


 
 

Ya sabíamos de la llegada del Audi Q8 Concept, la marca nos enseñó unos dibujos donde se podía ver los rasgos del modelo y hacernos una idea de lo que llegaría con el Salón de Detroit. Y viendo las imágenes oficiales, hay que decir que estamos ante uno de los pocos casos en los cuales, pocas diferencias existen entre las ilustraciones y el modelo real. Evidentemente hay diferencias entre los dibujos (que no bocetos) y el concept. Además, estamos ante el siguiente paso en el lenguaje estético de Audi que parece, abandonará su aburrida imagen actual y dará una estampa nueva a esa fea calandra que lucen ahora los SUV de la marca. Sigue contando con los rasgos básicos que hemos visto hasta ahora y será muy sencillo reconocer al modelo como un Audi.


Tienes ante ti el adelanto del próximo Audi A8, el supuesto SUV con aire de cupé que debería llegar para hacerle la vida un poco más complicada al BMW X6. Y si, debería, porque si tomamos como referencia el concepto, tenemos un SUV de tamaño considerable, algo mayor que el BMW X6 y por supuesto, también más grande que el Mercedes GLC Coupe. Además, Audi no ha recurrido al ‘truco fácil’ de exagerar la caída del techo en la zona trasera como han hecho BMW y Mercedes. La marca de los aros ha preferido emplear otra solución para perfilar su SUV de aires cupé, como es muscular la carrocería y otorgarle un perfil que recuerda más a un compacto.
 
 

Si bien se trata de un prototipo, rompe un poco con la continuidad estética que hemos visto hasta ahora y disimula realmente bien su tamaño. Y si no nos crees, deberías saber que la longitud del Q8 concept alcanza los 5.020 milímetros y la anchura se va hasta los 2.040 milímetros, mientras que la batalla llega hasta los 3.000 milímetros. Es más ancho que un Range Rover pero 210 milímetros más corto y casi todo es grande en el Q8 ya que solo los discos de freno tienen un diámetro de 20 pulgadas. Fabricados por supuesto en material compuesto. Donde rompe con todo lo visto hasta el momento en el fabricante alemán es en la zaga. Te puede gustar más o menos, pero de Audi tiene poco y es de agradecer.


Bajo tanta exuberancia estética se esconde un sistema de propulsión híbrido enchufable. No se trata de un nuevo desarrollo, sino de una unidad ya conocida y procedente del Porsche Cayenne S E-hybrid plug-in, con el motor eléctrico modificado para obtener más potencia y par, añadiendo también una ligera ganancia de par para el motor de combustión. Anuncia 449 CV y 700 Nm de par procedentes de un V6 3.0 Turbo y de un motor eléctrico. El V6 rinde 330 CV y 500 Nm (antes 410 Nm) mientras que el eléctrico entrega 100 KW y 330 Nm (en el Cayenne son 70 KW y 310 Nm). Todo esto se gestiona mediante un cambio Tiptronic de 8 relaciones y un sistema ‘4x4’ con una función que simula un reparto vectorial, un sistema que frena la rueda interior al patinar, pero que no envía más par a la rueda con más agarre.
 
 

No obstante y aunque todo esto es muy interesante, lo que sobresale por encima de todo, incluso de su imagen, es la autonomía que Audi anuncia para el Q8 Concept. La marca asegura que con un depósito de combustible y la batería cargada, el Audi Q8 puede recorrer nada menos que 1.000 km. Las baterías, de iones de litio, se recarga en 2,5 horas lo que tampoco está nada mal.


Otro de los puntos que podríamos destacar como ruptura con lo que Audi ha ido ofreciendo es el habitáculo. Las líneas son muy limpias, modernas y elegantes. Aunque tampoco es nada del otro mundo hablando como estamos hablando, de Audi. Actualmente, es el fabricante con una calidad percibida y de realización totalmente espectacular. Nadie ha sido capaz de igualarlos y con el Q8 Concept dan un adelanto de lo que se llevan entre manos para la siguiente generación de modelos con cuatro aros en el frontal. Es muy futurista, todo se maneja mediante pantallas táctiles y casi todo, a excepción de la dirección, es ‘by wire’.
 
 

Cuando llegue a producción, porque llegará, compartirá muchas cosas como la plataforma, con el Audi Q7, el Volkswagen Touareg y el Porsche Cayenne y representa una nueva forma de ver el SUV cupé. Una nueva variante dentro de un segmento que no para de expandirse y de desdoblarse.  

 

Javi Martín