He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

Audi SQ5 TFSi, el más deportivo de la gama

El nuevo Audi Q5 recibe su versión más deportiva con motor de gasolina, el Audi SQ5 TFSi, equipado con un V6 de 354 CV, suficiente para alcanzar los 100 km/h desde parado en 5,4 segundos.


 
 

Los SUV de altas prestaciones no son nada del otro mundo, haciendo referencia claro está, a que no son novedad de ninguna clase, es un concepto que existe casi desde el primer momento de aparecer los SUV en el mercado. Son un claro ejemplo de la asfaltización de este tipo de coches y en ocasiones, sorprenden con unas prestaciones y un comportamiento capaz de sacar los colores a más de un deportivo. El Audi SQ5 TFSi es un ejemplo de esos SUV cañeros y rápidos cuál deportivo gracias a sus 354 CV y 500 Nm de par. La versión más deportiva de la gama Q5 ya que no tendrá variante RS como si la tiene el Q3.

 

Reconozco, personalmente y aquí delante de todos, que suele dar mucha caña a todos los SUV. Y no porque sean malos coches, todo lo contrario. En verdad, un SUV es un tipo de coche muy versátil y práctico, con un comportamiento en carretera casi calcado al de un turismo y su agrado de conducción es completamente satisfactorio. El tema es que no le veo sentido, precisamente, a coches como el SQ5. Un SUV deportivo, pero deportivo asfálticamente hablando, que pierde totalmente las pocas capacidades que ofrecen para circular por sendas y caminos, pierde todavía más el sentido. Tampoco entiendo muy bien la existencia de modelos cada vez menos capaces fuera de carretera. Para eso están los turismos y demás tipos de vehículos, ¿no?

 
 

Pero vamos a dejar de lado estas ideas que, si tenemos en cuenta el nivel de ventas y la cantidad de modelos que aparecen cada día, se presentan un tanto peregrinas. Centrémonos en el protagonista, en el nuevo audi SQ5 TFSi que así de entrada y a simple vista, resulta más atractivo que las versiones normales del Q5. Los detalles cromados se cambian por otro de color negro que le dan un aspecto más agresivo y la calandra no resulta tan… poco agraciada. También ayuda el kit de carrocería que aunque escueto, se deja notar junto con las llantas de 20 pulgadas y a la menor altura respecto al suelo.


El corazón del Audi SQ5 TFSi es, lógicamente, el propulsor. Se trata del conocido V6 TFSi de 2.995 centímetros cúbicos fabricado en aluminio y 14 kilos más ligero que antes, aunque pesa 172 kg. Es pesado, pero es un ‘3 litros’ de 6 cilindros, no estan mal precisamente. Declara 354 CV y 500 Nm entre 1.370 y 4.500 rpm. Según afirma Audi, se ha desarrollado un nuevo proceso de combustión que se basa en el llamado ‘ciclo B’, combinado con inyectores de alta presión situados en el centro de las cámaras de combustión. Con una fase de compresión acortada artificialmente, el ciclo B permite utilizar relaciones de compresión mayores. Este se combina con una fase de combustión relativamente más larga, mejorando la combustión y la eficiencia del motor. El turbo es de tipo ‘twin scroll’ (y no un compresor mecánico como antes).
 
 

Resumiendo. Con ayuda del cambio Tiptronic de 8 relaciones y el sistema de tracción total, es capaz de hacer el 0 a 100 en 5,4 segundos y de alcanzar el tope del limitador electrónico (250 km/h) con relativa facilidad. Tiene control selectivo del par para la tracción quattro, un diferencial deportivo en opción y una nueva dirección electromecánica con ajustes específicos. También cabe destacar la reducción de 35 kilos respecto al anterior Audi SQ5 TFSi, marcando en la báscula 1.995 kg.

 

Estará disponible a mediados de 2017, con un consumo homologado de 8,3 litros y sin que haya pecio confirmado todavía para España.

 
Javi Martín