He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

Skoda Kodiaq Sportline, explotando su lado más deportivo

Tras el Scout, le toca el turno al Skoda Kodiaq Sportline, la versión deportiva del SUV checo que viene a completar la gama por el lado asfáltico haciendo el modelo mucho más interesante


 
 

Skoda está que se sale. Ha renovado por completo el Octavia, las ventas están por las nubes y se encuentra en pleno proceso de lanzamiento de su SUV de siete plazas. del que se esperan muchas y buenas cosas. El Skoda Kodiaq es clave para las ventas y eso lo saben en la marca, por eso lo están mimando bastante antes incluso de haber llegado a las tiendas. Ya hemos conocido una nueva versión que mostrarán en el Salón de Ginebra en marzo, el Skoda Kodiaq Scout y ahora, le toca el turno a la versión justamente contraria, el Skoda Kodiaq Sportline.


La propia denominación de ‘Sportline’ ya te deja claro cuales son sus intenciones y su aspecto confirma por si tienes dudas. Un aspecto que por otra parte no es ni mucho menos feo, al menos la configuración de las fotos de prensa, con un bonito tono rojo para la carrocería en contraste con diversos elementos en negro y una ausencia casi total de cromados. Se busca como cabe esperar, potenciar su faceta deportiva deportiva para todos aquellos que buscan un SUV ‘de postureo’, un coche grande con imagen todoterreno, pero deportivo cual cupé. No es feo, repetimos, y si cumple mínimamente por caminos puede ser un filón para muchos si no se dispara en precio. Aunque claro, no es su objetivo, sino cumplir en asfalto y punto.
 

Pero al contrario del Scout, que aunque sea poco, busca mayores garantías fuera del asfalto, el Skoda Kodiaq Sportline es casi todo artificio. Como su hermano ‘campero’, se basa en el acabado Ambition pero los añadidos son puramente estéticos y de equipamiento. Monta también el sistema de tracción total pero la suspensión adaptativa de serie, sólo ofrece tres modos de funcionamiento: comfort, normal y sport.

 
 

También ha ‘adaptacion’ den el habitáculo recibiendo asientos deportivos tapizados en alcantara con las costuras en tono plateado. El volante es de tipo deportivo (sea lo que sea lo que quiere decir eso), hay pedalier de aluminio y la instrumentación recibe cosas como un indicador de fuerzas G, manómetro del turbo, temperatura del aceite y del refrigerante o incluso un indicador para saber la potencia que está entregando el motor.

 

Y hablando del motor, el Skoda Kodiaq Sportline tendrá cuatro opciones, dos de gasolina y dos diésel. Son las mismas que las disponibles en el Skoda Kodiaq Scout, esto es, el 1.4 TSi de 150 CV junto al 2.0 TSi de 180 Cv en gasolina, siendo el 2.0 TDi en las versiones de 150 y 190 CV para el caso de los diésel.


Básicamente viene a ser el mismo Skoda Kodiaq Ambition pero con un acabado más deportiva y realmente más atractivo. Llamará la atención de mucha, mucha gente.
 
Javi Martín